Cómo crear una estrategia de marca de éxito.

El branding y las marcas es un tema que me apasiona desde siempre, y si además, se combina con el mundo digital, más aún. 

Cualquier empresa o proyecto, ya sea de nueva creación o con una larga trayectoria en el mercado, pasando por una startup o cualquier tipo de proyecto, debe tener una estructura de marca definida y por supuesto, una estrategia que la acompañe. Es cierto que hasta hace relativamente poco, esto se entendía con tener un logotipo medianamente decente y unas tarjetas de visita… tiempos anteriores que han pasado factura a empresas que no cuidaban su imagen, su branding, su identidad.

En el mundo actual, tener una marca coherente, estructurada y orientada al cliente, es todavía caballo de batalla entre puestos de dirección con formación “a la antigua usanza” o “que no lo ven”, y cargos más formados en branding que entran en empresas con la intención de dinamizar y reorientar la estrategia de la empresa para conectar con nuevos clientes o retener a los que ya tienen. Las agencias, jugamos un papel importante porque solemos dar la opción y planteamiento profesional que hace que el engranaje publicitario y de diseño tenga sentido… en la mayoría de los casos.

Entonces… ¿qué es una estrategia de marca?

Pues bien, antes de contestar a esta pregunta, deberemos tener una marca bien definida y con unos valores asociados fuertes y definidos. Esto último es lo que se llama branding. Cuanto más preciso sea, más opciones de éxito tendrá el planteamiento. Tenemos que tener en cuenta, que tener un buena marca, transmite la esencia de la estrategia corporativa y la orientación de ventas o marketing de la compañía, pero además:

  • Genera valor económico y reputacional.
  • Da coherencia a la dirección de la empresa.
  • Cuanto más sólida sea, más perdurará en el tiempo.
  • Debe de estar orientada a satisfacer las necesidades del target elegido.

Dicho esto, la estrategia de marca consiste en plasmar en una serie de acciones, la esencia de la empresa, sus productos o servicios, en las mentes de las personas durante el tiempo.

¿Cómo se consigue tener una estrategia de marca de éxito?

Esta pregunta es la clave de todo, y por ello, te animo a que revises estos puntos que te voy a exponer a continuación. Son muchos, pero para mí, los más importantes son:

  • Crear un servicio/producto adaptado a las necesidades de nuestros usuarios. Tenemos que huir del “enamoramiento” de lo que a nosotros nos gusta y poner el foco en el cliente./li>
  • utilicen. Deben de estar orientados en la línea del punto anterior.
  • Ser valientepara llegar a públicos con técnicas o medios que antes la compañía no ha explorado, pero que son los idóneos para lograr el éxito de la estrategia. Me encanta la frase “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.” La acuña Albert Eisntein y me parece muy acertado en el momento en el que vivimos.
  • Dotar a nuestro producto/servicio de los suficientes elementos que “enamoren” y enganchen a nuestro público objetivo.

Hay más aspectos, pero te he resumido los puntos más importantes a la hora de establecer una estrategia de marca, y deberás tener en cuenta que la inversión que hagamos en poner en marcha todo este mecanismo de branding, irá directamente a enriquecer la percepción que tiene de nuestro servicio/producto el usuario, pues no olvidemos que cada vez está mejor formado e informado, y está expuesto a multitud de impactos publicitarios, tanto en el mercado publicitario tradicional (radio, vallas…), como en el digital (Adwords, Redes Sociales…). Por ello, debemos trabajar muy bien la estructura de comunicación, mensajes y la forma de llegar a ese usuario tipo, porque si no, y como dijo Philip Kotler, “si no eres una marca, serás una mercancía”.

Si consigues impactar a tu público objetivo, la inversión en tu marca repercute directamente en aumento de ventas, posicionamiento respecto a competencia, fortaleza frente a las “inclemencias” del mercado y cómo no, aumento de los márgenes comerciales.

Estrategia de marca y redes sociales.

Uno de los objetivo de todas las estrategias de branding, debe ser convertir a un perfil determinado en cliente, y enamorarlo para que se convierta en un embajador de nuestra marca.

La fortaleza de una estrategia de marca radica en ser la opción elegida por un usuario y que se identifique con los valores que transmite. Tenemos que recordar, el poder actual del ámbito digital, ya que si ponemos el foco en redes sociales, el 27% de usuarios, considera que las marcas que tienen un perfil le inspiran más confianza, sobre todo a los menores de 45 años.

El éxito de publicidad digital, radica en encontrar la segmentación ideal, su optimización y no tanto en los alcances. Esto pasa por utilizar las plataformas digitales, inbound marketing y el llamado marketing de influencers.

Por tanto, debemos estructurar bien nuestros objetivos, orientar nuestros servicios a nuestros clientes y utilizar todas las vías necesarias para llegar a ellos. El punto de valentía es necesario para explorar nuevas vías, y por qué no, para encontrar a nuestro cliente ideal.

Desmontando un mito… ¿por qué invierten las grandes compañías en su propia marca si ya están posicionadas en el mercado?

Estar en la mente del consumidor es primordial… si la compañía se relaja, otra puede ocupar su lugar… un peligro que ninguna empresa quiere, y su retorno, por supuesto, es positivo. ¿Correrías el riesgo de “desaparecer” de las opciones que un usuario maneja cuando necesita tu producto o servicio? Creo que no. Hay que invertir con cabeza, analizando y adecuando la estrategia dependiendo del objetivo y asumiendo los cambios en los canales publicitarios. Irrumpen figuras como la de los “influencers” que bien elegidos y gestionados, puede ser un aliado potente para tu marca.

Espero que te haya ayudado y nos vemos en el siguiente post!