Un caso de éxito

Si en el primer post te explicaba un fracaso que tuve con un proyecto, en este post te quiero contar una experiencia positiva con el proyecto iLoveVinilo.

Antes de nada te cuento que era iLoveVinilo, por un lado fabricábamos vinilos decorativos para dispositivos Apple y por otro lado lo comercializábamos directamente a través de nuestra tienda online o a través de distribuidores.

¿Cómo empezamos?, junto con la que hoy es mi esposa, Elena, queríamos iniciar un proyecto empresarial, estuvimos unos meses investigando diferentes opciones y encontramos una oportunidad en los vinilos para para portátiles, todo vino al ver un episodio de TheBigBangTheory.

Una vez que teníamos la idea inicial nos pusimos a investigar y hacer números, dimos con la conclusión que podíamos hacer la inversión para empezar, que había mercado y que los márgenes eran interesantes, así que nos pusimos manos a la obra. Compramos un plotter de corte, Elena estuvo un mes formándose en diseño gráfico y otro mes para el diseño de los primeros vinilos, mientras yo me encargué del desarrollo de la tienda online, para ello buscamos un SaaS, inversión total de la tienda online: 50€/mes.

Soy de la idea que para empezar, hay que hacerlo con los mínimos gastos posibles, por ello instalamos en una habitación de nuestro piso el despacho, con la plotter y la mesa de trabajo para preparar los vinilos.

Con este proyecto estuvimos dos años, los primeros meses solo vendíamos a través de la web, para dar a conocer el producto utilizábamos Facebook Ads y Google Adwords, además hicimos algunos vídeos con youtubers y alguna aparición en blogs sobre productos Apple, y así llegó la primera navidad.

En la primera navidad, Apple lanzo un anuncio en televisión donde aparecían MacBooks con pegatinas, esto hizo que aumentara el interés en los vinilos, esa navidad fue muy buena en ventas y de mucho trabajo, solo estábamos dos personas, pero conseguíamos sacar los pedidos a tiempo.

Después de navidad decidimos intentar vender en el canal físico, fueron unos meses de duro trabajo comercial que se tradujo en colocar nuestro producto en los principales Premium Resellers de Apple, Mediamarkt, El Corte Inglés y varias tiendas de informática. Todo esto con el mismo equipo, Elena y yo.

En las segundas navidades, comercialmente fue un éxito, hubo un punto de inflexión, no nos veíamos con capacidad para sacar todos los pedidos a tiempo con los recursos actuales, recuerdo que el día 1 de enero estábamos preparando pedidos. En esos días teníamos que tomar una decisión, o hacer una inversión para crecer, o vender el proyecto a alguien con estructura para que continúe el proyecto, tras meditarlo durante un tiempo optamos por la segunda opción y vendimos el proyecto.

Con los beneficios de la venta iniciamos el germen de lo que hoy es Método Estetiplan, pero eso ya es otra historia…