OKR: muchas horas pero pocas nueces

OKR, objetivos y resultados clave

El sistema de trabajo tradicional sigue instalado en nuestros hábitos laborales y para muchas empresas parece estar instaurado irremediablemente, generando importantes pérdidas provocadas por la ineficiencia de las tareas asignadas a los empleados. Pero a esa larga lista le ha nacido un potente enemigo: los OKR.

No revelamos ningún misterio si confirmamos que lo habitual en España sigue siendo realizar jornadas de 8 o 9 horas y estar sentado en una silla empleando los recursos disponibles para llevar a cabo un número concreto de tareas diarias, independientemente de si van alineadas con la misión y estrategia de la compañía.

Ante eso, herramientas como los Objectives Key Results podrían acabar con largas jornadas de ineficiencia o ayudar a la dirección y los empleados a dirigir las tareas diarias hacia la misión de la compañía, sin desviar los objetivos reales de la misma.

OKR alineados en forma de cascada

Este sistema, que permite planificar y fijar objetivos y hacer un seguimiento a lo largo de toda la organización, debe estar alineado en forma de cascada para asegurar que toda la organización contribuya a los objetivos estratégicos.

Los OKR, que deben ser muy transparentes para toda la organización a todos los niveles, son empleados por las compañías más innovadoras y mejor gestionadas del mundo, como Google, Twitter o Uber.

La recomendación más clara es fijar objetivos anuales y otros trimestrales, y hacer un seguimiento con esa periodicidad. Es decir, los managers deberían sentarse con los miembros de su equipo y revisar los avances en cada OKR.

¿Cómo funcionan?

Debes saber que los OKR, que se pueden realizar según el tipo de compañía a tres niveles: organización, por equipos o individual, se establecen en base a objetivos y resultados clave:

OBJETIVOS:
• Para cada nivel se definen varios Objetivos.
• Se recomienda un número razonable de objetivos, por ejemplo, entre 1-3.
• Los objetivos definen a dónde queremos llegar.
• Tienen que estar alineados con los objetivos estratégicos.
• Deben ser ambiciosos y retadores.
• No son medibles.

RESULTADOS CLAVE para cada uno de los objetivos:
• Nos permiten saber si vamos en buen camino para alcanzarlos objetivos.
• Establecemos entre 2-5 resultados clave para cada objetivo.
• Son medibles.
• Es más fácil enfocarse en alcanzar resultados clave que en un objetivo.

Además, los OKR pueden traer importantes beneficios a la compañía. Desde orientar o alinear toda la organización hacia los objetivos estratégicos, pasando por un seguimiento sistemático de si la organización va bien enfocada hacia los objetivos estratégicos, hasta el incremento de la motivación de los empleados, que conocen el camino hacia el que se dirigen cuando realizan una tarea concreta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *