Cómo hacer un buen análisis DAFO (de verdad)

QUE ES EL DAFO

Seguro que ya has oído hablar del análisis DAFO, ya que probablemente es la herramienta más conocida en estrategia y marketing. 

Pero… ¿Para qué sirve? ¿Cuándo se utiliza? Y sobretodo ¿Cómo se realiza un análisis DAFO de manera correcta?

Lo cierto es que aunque sea una herramienta popular a nivel global, la mayoría de la gente no sabe utilizarla del todo bien

En ThePowerMBA queremos que tú sí sepas sacar el máximo partido al DAFO. Por eso, hoy te contamos todo lo que necesitas saber para obtener conclusiones valiosas de forma rápida con esta herramienta.

¿Qué es el DAFO?

Es una herramienta de análisis estratégico que sirve para entender bien cuál es la situación actual de tu empresa. Incluye perspectivas tanto internas como externas, para que cuando hagas el diagnóstico de tu negocio puedas tomar decisiones concretas

El DAFO lo puedes utilizar en múltiples ocasiones: cuando diseñas un plan estratégico para tu negocio, cuando haces un plan de marketing, cuando presentas un proyecto emprendedor ante posibles inversores, e incluso cuando te estás planteando entrar en nuevos mercados o lanzar nuevos productos y necesitas tomar decisiones al respecto.

¿Cómo se hace un análisis DAFO?

La estructura del DAFO incorpora un análisis interno y un análisis externo. El análisis interno te permite identificar fortalezas y debilidades de tu empresa, mientras que el análisis externo sirve para identificar oportunidades y amenazas de fuera.

Análisis interno del DAFO

Sirve para analizar tu negocio e identificar cuáles son los factores internos que te ayudarán a alcanzar tus objetivos empresariales y desarrollar ventajas competitivas

Lo cierto es que existen varios factores internos que deberías contemplar a la hora analizar tu empresa. 

Por si acaso no sabes cuáles son ni tienes claro por dónde deberías empezar, hemos hecho una tabla que incluye un listado de temas que te ayudarán a hacer un buen análisis interno.

Fortalezas

Las fortalezas son factores internos que contribuyen a generar ventajas competitivas en tu empresa.

A continuación te enseñamos algunos ejemplos de fortalezas que te ayudarán a pensar en cuáles son las que tiene tu negocio.

Debilidades

Por otro lado, las debilidades son factores internos que contribuyen a generar desventajas competitivas en tu empresa.

A continuación te enseñamos algunos ejemplos de debilidades que te ayudarán a pensar en cuáles son las que tiene tu negocio.

Análisis externo del DAFO

Sirve para identificar si fuera de tu empresa se van a generar oportunidades que podrías aprovechar, o amenazas que te podrían afectar y que deberías considerar.

Existen seis factores externos que deberías tener en cuenta a la hora de analizar cuál es la situación actual fuera de tu empresa. A continuación te dejamos una tabla para que puedas ver cuáles son.

Oportunidades

Las oportunidades son factores externos que debes tener en cuenta. Debes identificar si fuera se están generando oportunidades que tu empresa podría aprovechar. 

A continuación te enseñamos algunos ejemplos que te ayudarán a pensar en cuáles podrías aprovechar para tu negocio.

Amenazas

Las amenazas son factores externos que debes identificar a tiempo para estar preparado en el momento en el que se den.

A continuación te enseñamos algunos ejemplos de amenazas que te ayudarán a pensar en cuáles se podrían presentar en tu negocio.

Como has podido ver, si quieres entender bien la situación actual de tu empresa, debes hacer un análisis completo que incluya las perspectivas internas y las perspectivas externas. De esta forma no te perderás nada y serás capaz de tomar buenas decisiones estratégicas.

Tipos de estrategias

Una vez analices el DAFO de tu empresa y saques conclusiones respecto a la situación en la que se encuentra, debes identificar cuál de los cuatro estrategias que existen debes aplicar en tu caso.  

Estas estrategias sirven para entender cómo deberías actuar o cuáles deberían ser las líneas generales de tu plan de acción en función de la situación en la que te encuentres.

No hace falta que lo apliques a rajatabla. Simplemente tenlo en cuenta a la hora de diseñar la estrategia de tu empresa ya que te ayudará a decidir cuál es la mejor opción para tu situación actual.

Estrategia ofensiva (fortalezas + oportunidades)

Esta es la situación ideal. Tu empresa tiene grandes fortalezas respecto a los competidores y además fuera existen grandes oportunidades. 

Si esta situación se da, tienes que adoptar un papel agresivo. Debes aprovechar las oportunidades que se presentan en el mercado apoyándote en tus ventajas competitivas. Aprovecha para invertir fuertemente, lanzar nuevos productos, y crecer.

Estrategia defensiva (fortalezas + amenazas)

En esta situación, tu empresa también tiene grandes fortalezas respecto a los competidores. Por ejemplo puede tener ventajas competitivas, una marca potente, una gama de productos más amplia, etc. 

Sin embargo, te encuentras con que en el mercado surgen grandes amenazas. Esto significa que no debes optar por una estrategia tan agresiva. 

Debes ser prudente y no invertir fuertemente, ya que en el mercado puede haber nuevos competidores poderosos, inestabilidad política o económica, cambios en las necesidades y en los gustos de los consumidores, etc.

Estrategia reorientación (debilidades + oportunidades)

Esta es la situación opuesta a la anterior. Existen grandes oportunidades en el mercado, la demanda parece que va a crecer, los clientes van a tener más capacidad de compra, etc. Sin embargo, tu empresa tiene debilidades internas

Si esto ocurre, debes trabajar internamente sobre tus debilidades o carencias. Tienes que corregirlas a tiempo para poder aprovechar las oportunidades externas que se presentan en el sector.

Estrategia supervivencia (debilidades + amenazas)

Esta es la peor situación posible. Ocurre cuando tu empresa tiene grandes debilidades internas y además surgen nuevas amenazas en el mercado. 

Tienes que intentar trabajar en tus debilidades para tratar de convertirlas en fortalezas, ya que si no eres capaz de hacerlo y además las amenazas externas continúan, lo mejor es que explores nuevas oportunidades en mercados diferentes.

Ahora que ya sabes qué es el análisis DAFO, para qué sirve, y cómo puedes aplicarlo en tu empresa para entender bien cuál es tu situación actual, te animamos a que comiences a utilizar esta valiosa herramienta cuanto antes.

Verás que en cuanto analices los factores internos y externos, serás capaz de sacar conclusiones valiosas que te ayudarán en la toma de decisiones estratégicas de tu empresa.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *