Inbound Marketing vs Outbound Marketing, ¿cuál utilizar?

Inbound Marketing vs Outbound Marketing: cuándo deberías utilizar cada metodología

inbound marketing vs outbound marketing

Si quieres lograr que un usuario compre tus productos o servicios, es necesario que seas capaz de guiarle por cada etapa del funnel de ventas.

Pero… ¿Cómo puedes atraer usuarios y generar tráfico en tu página web? ¿De qué manera puedes lograr que esos usuarios acaben siendo fans de tu marca? Y sobretodo… ¿Cuál es la mejor estrategia para dirigirte a tu público objetivo?

Lo cierto es que existen diferentes metodologías, estrategias y canales que puedes utilizar para impactar a los usuarios en cada una de las etapas del funnel.

Si quieres saber qué acciones debes aplicar en tu empresa, primero es necesario que conozcas las dos metodologías que existen en el marketing para poder llegar a los clientes: el Inbound Marketing y el Outbound Marketing.

¿Qué es el Inbound Marketing?

inbound marketing

El Inbound Marketing es una metodología no intrusiva que se centra en atraer clientes a tu página web a través de acciones que les aportan valor en cada etapa de su customer journey.

Para que entiendas mejor el concepto: en el Inbound Marketing son los usuarios los que en la fase inicial de su proceso de compra, es decir cuando detectan que tienen una necesidad, acuden de forma voluntaria a tu página web.

Las razones por las que esos usuarios visitan tu página web pueden ser diferentes: quizás han hecho una búsqueda en Google y les has aparecido en los resultados (significa que tienes un buen posicionamiento SEO).

También puede ser que hayan leído un artículo tuyo en tu blog o en la newsletter y les haya gustado tu contenido (significa que tienes un buen marketing de contenidos).

Por último, puede ser que te hayan encontrado de forma orgánica en tus redes sociales (significa que tu contenido en redes sociales es atractivo y de interés).

Cuando esos usuarios entran en tu página web, descubren información y recursos que les aportan valor. Esto hace que conozcan mejor tu empresa y que acaben convirtiéndose en tus clientes.

Para lograr que tu estrategia de Inbound Marketing sea realmente efectiva, es importante que conozcas bien a tus clientes potenciales: ¿quiénes son? ¿qué quieren? ¿qué información necesitan? De esta forma podrás ofrecerles contenido que les resulte valioso.

¿Qué es el Outbound Marketing?

El Outbound Marketing es una metodología intrusiva que se centra en empujar a los usuarios para que entren en tu página web. Esto se hace a través de banners, publicidad en redes sociales, anuncios de televisión, anuncios de radio, telemarketing, carteles, vallas publicitarias, etc.

El Outbound Marketing es lo que se conoce como ‘el marketing de toda la vida’. En vez de atraer a los usuarios con contenido que les aporte valor, el Outbound se centra en impactarles directamente con un mensaje publicitario que hable sobre tu empresa o tus productos.

Este tipo de mensajes se lanzan a tráfico de diferentes temperaturas, y en esta ocasión tienes que esperar a ver a qué usuarios impactas con tus anuncios. 

Ahora que ya sabes en qué consisten ambas metodologías, vamos a compararlas en base a siete factores importantes para que así aprendas a detectar cuándo es mejor utilizar cada una.

Principales diferencias entre Inbound y Outbound Marketing

inbound vs outbound marketing

1. Estrategia

Inbound Marketing: A través de esta metodología buscas captar la atención de los usuarios y atraerlos a tu página web.

Outbound Marketing: es el enfoque de publicidad tradicional. A través de esta metodología interrumpes e impactas a tu audiencia durante su navegación. 

2. Principales medios

Inbound Marketing: Los usuarios te encuentran porque tu página web está bien posicionada en los buscadores (SEO) o porque tu estrategia de contenidos les aporta mucho valor (posts en un blog, newsletter, etc.).

Outbound Marketing: Impactas a los usuarios a través de banners, publicidad en redes sociales, anuncios de televisión, anuncios de radio, telemarketing, carteles, vallas publicitarias, etc.

3. Tráfico

Inbound Marketing: el tráfico que recibes en tu página web es orgánico. Son usuarios que te han encontrado a través de buscadores, que están suscritos a tu newsletter, o que te siguen en las redes sociales.

Es decir, usuarios que han llegado a tu página web sin que tú hayas tenido que pagar directamente por sus visitas. 

Ojo: esto no significa que el Inbound Marketing no cueste dinero. Significa que no pagas directamente por el tráfico que llega a tu web. Pero posicionarte en Google y generar contenido de calidad sí que conlleva una serie de costes implícitos (herramientas de pago, equipo de marketing, etc.).

Outbound Marketing: pagas directamente por las visitas que recibes, ya que el tráfico que llega a tu página web te ha descubierto a través de anuncios.

4. Inmediatez

Inbound Marketing: con esta metodología los usuarios te van conociendo poco a poco a medida que les vas aportando valor. Es una estrategia a medio o incluso a largo plazo, por lo que no generas tráfico de forma inmediata.

Piénsalo: es imposible que tu página web se posicione mañana mismo en los primeros resultados de búsqueda de Google de forma orgánica. 

Tampoco puedes crear una base de datos de miles y miles de usuarios a los que enviarles tu newsletter y así lograr que mucha gente te lea. 

O incluso tener un blog con contenido de mucho valor que atraiga a una gran cantidad de usuarios.

Estas son acciones que requieren tiempo y dedicación, por lo que los resultados del Inbound no se perciben de forma inmediata.

Outbound Marketing: con esta metodología puedes generar tráfico de forma inmediata. Por ejemplo: puedes crear hoy mismo una campaña en redes sociales que comenzará a impactar a gente con tus anuncios. De esta forma, rápidamente empezarán a aumentar la visitas en tu página web.

5. Claves

Inbound Marketing: tienes que ser capaz de generar contenido que aporte mucho valor a los usuarios. Tienes que tener conocimientos avanzados sobre tu temática para ser capaz de generar ese contenido. 

Además, debes ser constante con tus publicaciones. No vale que un mes publiques una vez, luego al mes siguiente no publiques nada, y luego la semana siguiente publiques dos veces.

También tienes que estar presente en redes sociales, ser capaz de crear una estrategia digital potente, y crear contenidos en distintos formatos.

Outbound Marketing: necesitas tener presupuesto para lanzar las campañas de pago. Además, tienes que tener los conocimientos para ser capaz de optimizarlas.

Esto implica conocer la plataforma, ser capaz de segmentar la audiencia adecuada, saber de copy para poder crear los mensajes adecuados, conocer los algoritmos de las plataformas donde quieras anunciarte, y lo más importante: ser capaz de destinar el presupuesto adecuado para lograr que las campañas sean rentables.

6. Medir el retorno

Inbound Marketing: a través de esta metodología es difícil medir el retorno de tu inversión. 

Imagina que tienes un blog o un canal de Youtube con 50k seguidores. Sabes que tu actividad en esos canales te genera ventas, pero realmente no sabes cuántas. Es difícil saber el retorno real y ser capaz de trackear esas ventas.

Outbound Marketing: las propias plataformas que utilizas para crear los anuncios te ofrecen la posibilidad de medir el retorno de tu inversión en cada campaña. Además de manera inmediata. 

De esta manera puedes saber cuáles son los anuncios más rentables y cuáles te generan más conversiones al precio más bajo. 

7. Conversión

Inbound Marketing: la tasa de conversión es más alta porque los usuarios que entran por una estrategia de Inbound en tu página web son más cualificados que aquellos que entran por haber visto un anuncio.

Estos usuarios se encuentran es una etapa más avanzada del funnel, por lo que es más probable que te acaben comprando.

Outbound Marketing: la calidad de tráfico de esta metodología es inferior que la del Inbound Marketing, por lo que la conversión de usuarios a leads o de usuarios a clientes es menor.

Piensa que las visitas que recibes de tráfico de pago son personas a las que has interrumpido para impactarlas con tus anuncios. No son personas que han detectado que tenían una necesidad y han decidido acudir a ti.

Inbound Marketing vs Outbound Marketing: cuál debes utilizar en tu caso

Ahora que ya conoces ambas metodologías, es importante que sepas que el Inbound y el Outbound no son estrategias excluyentes.

Es más, si quieres que tu estrategia de marketing digital sea realmente buena, entonces debes apoyarte en ambas metodologías.

Nosotros te recomendamos que el Inbound lo trabajes siempre. Desde el primer día. Al principio no verás resultados, pero si lo haces bien, a medio o largo plazo tendrá un impacto positivo en tu negocio. Te lo aseguramos.

  • Lograrás generar un gran valor a tus clientes (cosa que no ocurrirá con un banner o un anuncio en redes sociales), y serás capaz de crear una comunidad fiel. 
  • Además, tendrás un buen retorno, ya que serás capaz de generar visitas orgánicas por las que no tendrás que pagar de manera directa. 
  • Por último, con el Inbound serás capaz de compensar la baja conversión que se genera con el Outbound.

Como conclusión, nosotros te recomendamos que si tu producto tiene un buen margen, a parte de trabajar el Inbound pruebes también con el Outbound, ya que esta es la única forma de que tu negocio pueda crecer rápido.

Además, no hace falta que inviertas miles de euros, puedes empezar con cantidades pequeñas e ir probando a ver qué te funciona.

Si después de lanzar varias campañas te das cuenta de que eres capaz de crecer invirtiendo de forma rentable y los números te cuadran, adelante. Incorpora el Outbound de manera definitiva. De esta forma lograrás que tu estrategia de marketing digital sea realmente potente.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *